Mindeporte tiene que intervenir el fútbol

Selección Colombia - MinDeporte
Foto: (Twitter: @FCFSeleccionCol)

La sanción que la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC dictó contra los integrantes del comité ejecutivo de la Federación Colombiana de Fútbol, por la reventa de boletería durante la eliminatoria para el Mundial de Rusia 2018, tienen en vilo la permanencia de Ramón Jesurún, Álvaro González Alzate, Claudio Cogollo y Elkin Arce, por estos hechos.

Los organismos de vigilancia y control como la Fiscalía y el Ministerio del Deporte, pueden entrar a ponerle orden a todo esto, según el decreto 1228 de 1995, estos organismos pueden solicitar a los tribunales competentes deportivos la suspensión o el retiro del cargo de los miembros de los organismos deportivos cuando se establezca la violación grave de las normas legales, reglamentarias y estatutarias que los rigen.

Le corresponde a la Fiscalía agilizar los trámites y comenzar a investigar para castigar a estos pillos, el acucioso Fiscal tiene la obligación de llegar hasta las últimas consecuencias, y ahora que no vaya a relajarse porque según ellos la ley es muy laxa y tienen que esperar esta vida y la otra para comenzar a actuar, muchas veces lo hacen para dilatar los procesos y que todo quede en el olvido.

No hay que perder las esperanzas que estos honorables hagan cumplir la ley y hacer respetar al pueblo colombiano, como pude ser posible que estafan a las personas y van a quedar como si nada, y son tan descarados que ponen tutelas para salir bien librados, como saben que los jueces son más asequibles y más generosos en sus veredictos.

Se espera que haya justicia y que el gobierno por fin intervenga a todos los que integran el fútbol, y todos son todos la Federación, Dimayor, Difútbol, para que se acabe esa alcahuetería y toda esa descomposición que expele un olor putrefacto, ojalá se hagan sentir y que de una vez por todas le pongan acoto y frenen a los todopoderosos del fútbol, que desafían a todos y nadie ha tenido los pantalones para enfrentarlos y castigarlos por su bellaquería.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *