Yuen Kwok, acusa a China de ocultar información del virus

Yuen Kwok
Foto: (lavoz.com.ar)

Yuen Kwok-yung, investigador de la Universidad de Hong Kong, manifestó que alerto al gobierno chino de la transmisión entre humanos del SARS-CoV-2, el 12 de enero, pero estos no lo tomaron en serio y lo dieron a conocer el 19 de enero una semana más tarde, además informó que en Shenzhen, a 1.100 kilómetros de Wuhan, una familia de siete integrantes padecían del nuevo coronavirus, e informo a las autoridades de Pekín, para que tomaran las medidas correspondientes ya que se estaba en el mes más concurrido del año y que muchos estaban viajando dentro del país como fuera de este, para visitar a sus familiares.

El profesor Yuen, asegura que la evidencia física fue destruida por el gobierno chino y sus respuestas fueron tardías lo que le dio ventaja al virus para viajar libremente por el mundo, y que los científicos y médicos fueron amenazados a guardar silencio sobre la situación.

El mundo tiene que investigar y recoger todas las pruebas para saber el grado de culpabilidad del gobierno chino, no cabe duda que estos ocultaron todo el brote respaldados por el secretario de la Organización Mundial de la Salud, OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, es evidente que tanto el gobierno chino como el secretario ocultaron información prioritaria e importante para tomar decisiones sobre la propagación del virus.

Los países no pueden quedarse de brazos cruzados viendo como el gigante asiático sale bien librado de este terrible mal, se tiene que investigar y llegar hasta las últimas consecuencias, por el simple hecho de ser una potencia económica mundial no se le puede dejar que haya condenado al mundo a un confinamiento total, al resquebrajamiento de la economía y al pánico general, estos individuos no midieron las consecuencias de sus actos y acabaron con las relaciones sociales, y todos las muestras de cariño en la qua sociedad se movía.

Ahora el mundo vive entre la zozobra y el miedo de visitar a sus familias y expresar sus sentimientos, no cabe duda que esta pandemia desnudó la fragilidad del ser humano y sacó a relucir que como hay personas que luchan desinteresadamente por ayudar a los demás así hay muchos que aprovechan la calamidad y la desgracia para llenar sus bolsillos con el vil metal, lo triste de todo esto es que estos hacen este tipo de cosas amparados por el gobierno que a pesar de las denuncias se han hecho, se hace el de la vista gorda, todo porque los involucrados son muchos de sus supuestos amigos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *