Sin hacer apología del delito, Colombia necesita un despertar

Disturbios y CAIs Bogotá, Colombia

La Policía Nacional de Colombia vuelve a estar en el ojo del huracán, la muerte de Javier Humberto Ordoñez, padre de dos hijos y abogado de 43 años, por parte de dos agentes del orden que después de propinarle múltiples descargas eléctricas con un Taser fue llevado al CAI de Villaluz, de donde tuvo que ser trasladado al Clínica Santa María del lago donde nada pudieron hacer por él, falleció por las descargas y los golpes propinados por los uniformados.

Que ironías tiene la vida, la función de la Policía es hacer las cosas bien y proteger a los ciudadanos, ahora que no salgan a decir que solo se ven las cosas malas y no se destacan lo bueno que hacen, y esta no es disculpa ni justificación ya que estas entidades están para resguardar las vidas del pueblo, no vamos hacer apología del delito, pero la gente ya está cansada, mamada de todos los atropellos de estos individuos, saber que pasa en el cuarto oscuro de los CAIs, los altos cargos tienen que hacer una restructuración a todo lo que hacen estos desalmados o se tiene que llamar al pueblo a unirse para salir en defensa de las personas que están siendo víctimas de estos abusos, de la brutalidad policial, las cosas hay que arregarlas y cortarlas de raíz, y permitir que sus hombres sigan asesinando ciudadanos.

Y otra es el testimonio de uno de los amigos de la víctima que están viendo que dos pinches policías llegan a tratar mal a su amigo y siendo ellos mayoría dejan que estos malnacidos le hagan daño, si viendo que a mi amigo lo están maltratando no me dedico a grabar y lo vamos a dejar solo que lo aniquilen, oiga, eso si es mentira, hay que salir a defenderlo como sea, dejo de grabar y para adelante en defensa, pero solo no se lo deja, se debe salir en su ayuda, pero no lo dejo.

No es la primera vez que estos temerarios hacen esto, y nada pasa, no es solo la indignación de los ciudadanos, es ese odio represado, de morderse los labios de la impotencia de ver los abusos de estos uniformados, al pueblo no le queda de otra que reaccionar, estos han arrinconado, han conducido al pueblo a un callejón sin salida, donde el único recurso es unirse y salir a luchar de tú a tú contra estos malos funcionarios, esta institución ha obligado a sus gentes a tener que enfrentarse como alternativa para su supervivencia.

Como es la justicia en este país sin ser adivino se podría decir que aquí no pasa nada, los entes investigadores son de la misma cuerda, y no van a ser tan torpes como condenar a sus pupilos, se sabe de antemano para dónde va el agua al molino, a la impunidad, a que los familiares de la víctima sean hostigados, amenazados y les toque de irse de sus moradas, de ese tamaño esta la justicia, en este país reina la ley del miedo, del temor, de amedrentar para conseguir sus propósitos.

El país tiene que despertar del letargo y unirse para acabar con toda la corruptela gubernamental que tienen sumido a sus gentes en la pobreza, miseria y con una vida indigna, se hace necesario un llamado urgente a personas que amen de verdad al país para poderlo salvar de las garras de los politiqueros de turno.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *