Jhon Viáfara habla desde su encierro en cárcel en Atlanta

John Viáfara habla desde su encierro en cárcel en Atlanta
Foto: (infobae.com)

El exjugador Jhon Viáfara se encuentra recluido en una cárcel de Atlanta, Georgia, cumpliendo una condena de 11 años por narcotráfico, en una entrevista concedida al periodista Osvaldo Hernández, del diario La Patria, de Manizales, el exjugador manifestó, muy triste, porque no fue justo lo que hicieron conmigo. Me hicieron un montaje y mostraron una imagen que no es la mía. Buscaron una foto que tampoco era la pertinente. Me mostraron como un delincuente y mostraron riquezas que no tenía. Dijeron que la plata estaba en paraísos fiscales y eso nunca se pudo probar; me relacionaron con gente que nunca conocí. Por fortuna mucha gente sabe quién soy yo. Nunca sentí apoyo y me utilizaron como un trofeo para mostrarme como resultado de la lucha contra el narcotráfico.

Es muy distinto cuando te equivocas y no sabes que estás equivocado. Si yo hubiera sabido que estar en una reunión, en la que se habló de algo que se iba a hacer; si yo sé que eso me iba a traer problemas, claro que no lo hago. Dice la Biblia que donde no hay ley, no hay castigo. Yo no violé la ley. Son cosas como esas que pasan y yo quiero que el mundo lo sepa. Yo te puedo llamar y decirte, necesito que vengas a una reunión y acá digo que acá estuvo tal persona, eso da para que extraditen.

No me arrepiento de nada, porque no infringí la ley, yo no envié ni un kilo de coca a este país. Yo asistí a una reunión, no hice nada, pero fui castigado. Vine acá por algo que no sabía.

Muy duro, pero yo siempre he sido muy fuerte mentalmente y he tenido el apoyo de muchas personas, familiares y amigos. El golpe fue muy fuerte y aún más cuando le mostraron al mundo una imagen muy diferente a lo que soy como persona.

Hay momentos complicados, difíciles, siempre llegan esos momentos en los que se extraña la gente, la familia, los hijos, los amigos, todo; estar lejos de casa. Afortunadamente, se tiene el respaldo de personas que me quieren, que son pocos los que me han quedado, pero me quieren. Ellos son fundamentales para llenarme de fuerza para estar aquí y el apoyo espiritual con los grupos de oración que hay acá.
Es difícil, lo único que lo cambia a uno es el amor propio, el de la familia y Dios. Estos sitios son muy complicados, hay soledad y depresión; llegan los problemas mentales y la solución para muchos son las drogas que mueven en todas partes. Es muy complejo pensar que una persona se pueda rehabilitar y menos en nuestro país. Faltan políticas claras en ese aspecto.

Los jóvenes que se preparen para la vida, que no se apeguen a lo material. Que sean felices sanamente y que lean la Biblia. Hay que buscar a Dios no solo cuando estamos en estos lugares, sino siempre. La Biblia es un manual para la vida. Uno cree que la maldad no llega a la casa y llega cuando menos lo piensas.

Esas son las cosas que pasan cuando se anda en malos pasos, la reflexión llega cuando se está en lugares donde no hay forma de salir fácil, y el estar confinado en una cárcel es un lugar donde muchos meditan en lo que hicieron y es allí donde llega el arrepentimiento.

Al margen de que, si la persona es culpable o inocente, lo importante es que ha despertado y se ha dado cuenta de que ante todo tiene que acercarse a Dios, que él es el único que nunca falla y que nunca te abandona.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

El estado de salud de Michael Schumacher un completo misterio

Mié Jul 20 , 2022
El 29 de diciembre de 2013, la vida de Michael Schumacher cambió para siempre en las laderas de la estación francesa de Meribel, el siete veces campeón del mundo de F1 se salió de pista esquiando y se golpeó la cabeza contra una piedra desde ese fatídico momento al campeón […]
Michael Schumacher
Foto: (infobae.com)