Chile, el país que más rápido vacuna a su población

Vacuna Sputnik V
Foto: (www.20minutos.es)

Chile se ha convertido en el país que más rápido administra la vacuna, con un promedio de 1,08 dosis diarias por cada 100 habitantes inoculadas, Enrique Paris, ministro de Salud, declaró, en el ranking mundial, hoy día Chile está en el primer lugar entre los países que vacuna más rápidamente, considerando el promedio de la última semana. Además, ya hemos administrado casi cinco millones de dosis, sobrepasando los cuatro millones de personas vacunadas en un corto tiempo. Nuestro país puede estar orgulloso de cómo se ha desarrollado este proceso.

Un total de 4.176.094 personas han sido vacunadas, que representa el 21% de la población total del país, 772.389 personas ya han recibido ambas dosis, se administraron 2.653.488 dosis a los mayores de 60 años.

Un país que muestra las buenas gestiones de sus gobernantes, el ministro manifestó, esto ha sido posible, por un parte, gracias a que el Gobierno de Chile realizó una gestión muy temprana para conseguir las dosis que necesitábamos; y por otra parte, a nuestro Programa Nacional de Inmunizaciones ha realizado una importante labor durante este tiempo.
Y agradeció al trabajo que realizan los de los municipios, el personal de salud con la atención primaria, con la ejecución de la vacunación, y el compromiso de la ciudadanía.

Un ejemplo a seguir, más que todos los gobernantes de este hermoso país donde estos brillan por sus malas gestiones y esperan hasta lo último esperando que la propagación y el contagio del virus alcance el mayor número de población para evitar invertir en la salud de sus gentes.

Lo cierto es que esto, es que esta pandemia está por terminar y el pueblo tienen que recordar todas las pilatunas que han realizado los dirigentes políticos para vetarlos y castigarlos sacándolos de sus cargos para siempre, a estos hay que confinarlos en lugares donde nunca más tanto ellos como su prole vuelvan a meter sus narices en los asuntos del país, para así acabar con la corrupción de raíz.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *