Gobierno chino condena a periodistas por informar del virus

Gobierno chino condena a periodistas por informar del virus
Foto: (nbcnews.com)

Wuhan, la extensa capital de la provincia Hubei, en China central, fue el epicentro del más grande caos que se haya generado en el mundo, fue allí donde surgió el virus que ahora tiene en vilo al mundo entero, periodistas o personas que trataron de informar sobre la situación que estaba ocurriendo en esta ciudad fueron amenazados desaparecidos, encallados y juzgados por traición y rebeldía, por el régimen tirano, autocrático y represivos de Xi Jinping.

El doctor Li Wenliang, fue el primero que divulgo la gravedad de propagación y la letalidad del virus y fueron puesto preso y luego falleció víctima del virus.

El caso de Zhang Zhan, que viajó a Wuhan en febrero e informó de la difícil situación en la que se encontraban millones de personas confinados, y las violaciones de los derechos humanos y el colapso de los hospitales ante la emergencia, fue arrestada en mayo y acusada de provocación de disturbios y de haber difundido informaciones falsas por internet.

El abogado Zhang Keke, dijo que la vio desanimada y que le afirmó, si me imponen una condena fuerte, rechazaré cualquier alimento hasta el final y cree que morirá en prisión.

El tribunal chino la condenó a cuatro años de cárcel, mientras Michelle Bachelet, la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, pidió la liberación de la periodista y declaró, hemos hablado sobre su caso con las autoridades a lo largo de 2020 y lo consideramos un ejemplo de restricciones excesivas a la libertad de expresión en relación con la covid-19.

Por otra parte, los periodistas, Chen Qiushi, Fang Bin y Li Zehua, también están arrestados por haber dado a conocer la situación y la forma como el gobierno chino trababa a sus ciudadanos.

Que más se podía esperar de un gobierno como este, donde impera la ley del silencio ya que al que hable le cortan la lengua, los desparecen, le amenazan toda la familia, y cosas como esas es el estilo de estos bellacos, y no se puede pedir la intervención de nadie ya que, la ONU, los organismos internacionales les tiemblan piernas para exigirle a este gigante cesar toda clase de violaciones de los derechos humanos. No hay quien les haga frente y les exija cumplir con los protocolos que garanticen la libertad de expresión.

No hay que olvidar que la Organización Mundial de la Salud, OMS, en cabeza de Tedros Adhanom, ocultó la información de propagación del virus y cerró la boca e impuso protocolos a los países para permitir que el virus llegara a todos los confines del planeta, si el mundo está como está es por estos individuos que han dado vía libre a que extienda sus tentáculos de dolor y muerte.

Surge la pregunta a estos despreciables seres quién los va a denunciar, será que habrá en el mundo personas con las pelotas bien puestas para enfrentar a estos desalmados, no se les puede dejar que se salgan con la suya, tiene que existir abogados que sepan leyes para juzgar a estos individuos, el mundo espera una investigación exhaustiva que llegue hasta las últimas consecuencias.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *